Tanto si estás de vacaciones como si tienes la suerte de vivir en una ciudad con playa como Barcelona, hay que aprovechar el entorno natural para ponernos en forma.

La práctica del running se ha extendido considerablemente en estos últimos años, y casi todo el mundo, en un momento u otro, ha salido alguna vez a correr para respirar un poco al aire libre.

El asfalto de la ciudad, el calor y la contaminación nos hacen buscar alternativas para practicar este deporte, así que en verano la combinación playa y running es perfecta.

La playa de la Barceloneta es sin duda la opción perfecta si estamos en la ciudad y no queremos irnos muy lejos.

Aquí os dejamos 5 tips para practicar, de forma segura, vuestro deporte favorito en la playa:

– Mejor elegir el amanecer o el atardecer

aunque parezca lógico debido a las altas temperaturas del verano, a veces la falta de tiempo nos hace practicar deporte en las horas de más sol. Es mejor evitar la franja horaria del mediodía para no correr el riesgo de sufrir un golpe de calor. Las mejores horas son por la mañana temprano o a partir de las 7 de la tarde.

– ¿Mejor con deportivas que descalzo?

existe el mito de que correr descalzo te permite experimentar mejor la pisada pero no es lo más recomendable. Un buen calzado deportivo con alguna membrana impermeable facilita una mejor amortiguación y evita descompensaciones musculares y fascitis plantar.

– Usa siempre protección solar

Aunque hayamos mencionado anteriormente que es mejor correr en horas de menor exposición solar, en verano el sol puede quemarnos a cualquier hora del día. Por eso siempre es aconsejable usar protección para la piel

– ¿Arena mojada o blanda?

Otra de las dudas que tenemos a la hora de practicar running en la playa por primera vez es sobre qué tipo de arena es mejor correr. Los expertos concluyen que es mejor la orilla, dónde la arena está mojada y firme. De esta manera el terreno nos devuelve la fuerza que ejercemos. La arena seca y blanda la usaremos como entrenamiento complementario para hacer tandas de sprints. Así quemaremos más grasa, fortaleceremos las piernas y el sistema cardiovascular.

– ¿Cuánto tiempo?

No conviene planificar sesiones excesivamente largas. Correr en la playa es mucho más cansado, y aunque en pequeñas dosis es beneficioso, si nos excedemos puede provocar el efecto contrario para nuestras articulaciones. Lo mejor es alternar nuestra práctica habitual sobre asfalto o montaña con la playa.

Aprovecha tu práctica para disfrutar del entorno, del sol, del aire, y sobretodo, aprovecha el agua del mar. Un buen baño después de una sesión de running es perfecto para relajar nuestra mente y nuestro cuerpo.

Baluard, pasión por el pan en la Barceloneta
Ice bar, temperaturas bajo 0 en la playa del Somorrostro

Pin It on Pinterest

Mantente informado

Suscribete a nuestra newsletter y conoce todas las actividades de la asociacion y noticias del barrio.

Te has suscrito, confirma la direccion desde tu correo.